El Gobierno subasta el auto de lujo La Bestia y otros 70 coches de la AFI

La camioneta ultra–blindada se importó en 2016, con factura a cargo de la AFI de 122.000 dólares y tiene costos de mantenimiento ridículos.

La Agencia Federal de Inteligencia (AFI) de Mauricio Macri jugó al show de la superpotencia del espionaje y mandó a importar un vehículo al que denominaron, como el de Donald Trump, La Bestia. La camioneta Grand Cherokee ultra–blindada se importó en 2016, con factura a cargo de la AFI de 122.000 dólares.

El estilo de lujo del macrismo –a costa del dinero del estado– derivó en que se incorporara otra Grand Cherokee y cuatros autos más, todos de fuerte blindaje, con ridículos costos de mantenimiento: los vehículos pesan muchísimo y, por ejemplo, un cambio de neumáticos cuesta 5.000 dólares y el recambio debe hacerse de manera mucho más frecuente.

Lo mismo ocurre con las pastillas de frenos y casi todos los repuestos. Incluso un leve toque derivó en un presupuesto de un millón de pesos de chapa y pintura. La Bestia y otros 69 vehículos van a ser subastados por orden de la interventora de la AFI, Cristina Caamaño.

Con todo el derroche a la vista, la intervención de la AFI, decidió que se subasten todos los vehículos que no son adecuados para el trabajo de juntar información y preservar la seguridad del país. El plan de venta tiene como cabeza La Bestia, pero también serán vendidos otros 69 vehículos.

Habrá que ver ahora cómo se reorienta toda la acción de la AFI. Hasta ahora, gran parte de los movimientos estaban destinados a intervenir en las causas judiciales contra el gobierno kirchnerista, al tiempo que la central de espías se llenó de ex comisarios que se dedicaban al espionaje ilegal –intercepción de llamadas, cámaras ocultas y demás– y seguimientos más relacionados con la política que con la seguridad del país.

El propio presidente Alberto Fernández puso como ejemplo que en la AFI había una frondosa carpeta con el título Anarquistas, en la que se detallaban las actividades de quienes realizaron pintadas en iglesias. Los autos de alta gama se usaban para hacer seguimientos de esta naturaleza.

En la época macrista se creó además el fantasma de la inteligencia militar, es decir que existía un aparato de espionaje creado en tiempos de César Milani, que a su vez espiaba a los titulares de la AFI. En su momento, Patricia Bullrich y Laura Alonso denunciaron que Milani tenía una inmensa estructura, pero ni ellas ni la justicia encontraron nada de nada. Sin embargo, también se usaron los autos para hacer seguimientos derivados de esta insólita interna.

Todo indica que más que una flota de autos dedicada a seguir anarquistas o un fantasmagórico aparato de inteligencia militar, hoy en día se requiere de tecnología para evitar, como ya ocurrió, el espionaje a la Casa Rosada, los ministros y hasta los artistas. O lo que está sucediendo a nivel internacional: la intervención clandestina en elecciones, participación extranjera en procesos políticos con falsas cuentas en las redes sociales; los peligros del terrorismo y la escucha de los diálogos entre mandatarios, como ocurrió con las conversaciones entre Lula y Dilma Roussef.

La realidad de la AFI es que la Dirección de Contraterrorismo está desmantelada y lo mismo sucede en Contrainteligencia, con un asombroso crecimiento en estos cuatro años de los comisarios de la Federal y la Bonaerense, en lugar de personal entrenado y capacitado en materia de inteligencia y tecnología.

La actividad básica fueron operaciones en las que se gastaron cifras delirantes y todo volcado al espionaje ilegal o las maniobras de los D’Alessios, Fariñas y personajes semejantes. Eso sí, las cosas se hicieron en vehículos con todos los chiches.

(Página/12)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *