Opinión: «En la búsqueda de un verdadero y auténtico proyecto de Nación», por Ernesto Gómez

Se cierra un nuevo capítulo en la historia Argentina. Se termina una etapa plagada de acontecimientos y decisiones negativas, quizás una de las peores desde el´83, para una sociedad que no soportó más la bofetada de un liberalismo atroz que solo se ocupó y preocupó por los de “su clase”, y como si eso fuera poco, siguió avanzando, no solo en lo discursivo acuñando un slogan de campaña ficticio, sino a través de decisiones económicas acertadas para un sector ínfimo de empresarios que volvieron a saquear las arcas del Estado de una manera descarada y mintiendo con un cinismo exacerbado.

En todo momento mostraron su ensañamiento con la clase trabajadora a quienes pretendían disciplinar, a los jubilados desvinculándolos de sus derechos y sobre todo, a los sectores más desprotegidos, empujándolos a la miseria absoluta en cada medida económica adoptada. La evidencia más acertada de que querían un país para pocos, la mostraron los primeros días de gestión, cuando tomaron el control de la economía, despolitizando el carácter socio-político que tiene en sí misma. La idea de transferir recursos de los sectores medios y trabajadores a las grandes multinacionales, muchas de las cuales, paradójicamente, tenían como principales aliados a los mismos Ceos, sentados cómodamente en los sillones de la rosada, sin duda, estaba bien planificada.

El modelo de sociedad que vinieron a instalar, no es el que verborrágicamente decían en los Medios afines, y esto era un gran problema pero más aún lo era porque los grandes Medios también lo sabían. Instalaron una estrategia política comunicacional que ayer, un cuarenta por ciento de la sociedad compró y todavía conserva como propia. Jauretche, lo había anticipado diciéndonos “ (…) su mayor poder reside en ser dueño de la cabeza de miles de argentinos de clase media, que, sin tener más tierra que la cantera del patio, se comportan como fieles defensores de un modelo que no les pertenece…”

Quizás esto explique el comportamiento en las urnas, tanto en la CABA como en la Capital de la Provincia y en casi más de la mitad de las intendencias, además del centro del País, o para decirlo en términos políticos, haberse quedado con un número superior de Diputados nacionales en el Congreso y la mayoría en la Provincia de Buenos Aires, donde el desafío de encausar un saneamiento a semejante calamidad y desolación aparenta ser todo un desafío, sobre todo, si se piensa en el endeudamiento, que supera el 34% en relación al 2015.

El modelo que proponían, dejaba cada vez más ciudadanos afuera del sistema porque proporcionalmente la mentira y el odio se propagaba de manera considerable y con una efectividad pocas veces vista en estos últimos 36 años de Democracia. Fueron tan audaces en su accionar que replicaban la construcción de mitos como valores filosóficos cualitativos indispensables para los ciudadanos. No importaba si éstas eran grandes verdades o mentiras a medias, solo les importaba que tuvieran efectividad suficiente como para producir daño institucional y poner en riesgo la cultura y el sistema de creencias en crisis. Eso les permitiría adueñarse del gobierno y saquearlo como si se tratara de una empresa con ganancias solo para sus dueños.

Pero por suerte, el pueblo, en su gran mayoría, se acordó de la seductora frase utilizada por el presidente en 2015, …que fuera evaluado por los índices de pobreza, y utilizó la última herramienta que podía generar un cambio estructural con vista a una nueva sociedad. No lo dudó. Se termina la agenda de la economía de los números fríos y comienza la de un nuevo tiempo con todo lo que ello representa. Sin duda, el nuevo Presidente electo tendrá un enorme desafío, generar un triunfo cultural sin descuidar los nuevos emergentes sociales en la búsqueda de un verdadero y auténtico proyecto de Nación. Pero cuidado! No se fueron, andan por ahí!

Ernesto Gómez, docente y militante peronista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *