Plan oficial para deudores de créditos UVA: «Esfuerzo compartido» para evitar el salto de las cuotas en febrero

El mecanismo de compensación dispuesto apunta a amortiguar el incremento que hubieran afrontado los deudores hipotecarios en febrero. En ningún caso, la cuota podrá superar el 35 por ciento de los ingresos familiares.

El Gobierno anunció un plan para los deudores de los créditos hipotecarios UVA. Desde febrero y por doce meses, establecerá un mecanismo de convergencia de las cuotas correspondiente a los préstamos que implica un esfuerzo compartido entre las entidades financieras y los deudores. Este mecanismo evita el salto del 26 por ciento en la cuota previsto a partir de febrero y, en su lugar, establece una convergencia a lo largo de 12 meses. Se prevé que, en ningún caso, la cuota podrá superar el 35 por ciento de los ingresos familiares.

El Banco Central acordó con el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación implementar un mecanismo de compensación para amortiguar el incremento que deberían afrontar en febrero las cuotas de los deudores hipotecarios UVA. La finalización del congelamiento establecido a partir del mes de agosto del 2019 por el gobierno anterior, implicaría un incremento del 26 por ciento en las cuotas. A fin de evitar un aumento tan pronunciado, se implementará un esquema de bonificación que distribuirá en un lapso de 12 meses el alza que debía imputarse a partir del mes de febrero.

Para garantizar este proceso de convergencia y en consonancia con el criterio del esfuerzo compartido establecido en la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, las entidades financieras aportarán un total de 1.411 millones de pesos durante el plazo de vigencia del mismo.

Por ejemplo: un crédito con una cuota de 12 mil pesos, el incremento del 26 por ciento previsto implicaría un salto en la misma hasta los 15.100 pesos, establecidos por la cuota contractual para febrero de 2020. En el marco del mecanismo de convergencia, la cuota se incrementará a $12.600, es decir, 5 por ciento más.

Si se considera el crédito máximo al que accedieron los beneficiados por el congelamiento, la cuota debería pasar de los 24.300 pesos en enero a 30.700 pesos en febrero, un salto del 26 por ciento. Con el mecanismo de convergencia, el monto a pagar en febrero será de 25.700 pesos, una suba del 6 por ciento.

Por otro lado, el Gobierno decidió que en caso de que la cuota a pagar supere el 35 por ciento de los ingresos familiares acreditados por los deudores, las entidades financieras deberán establecer un esquema que atienda puntualmente estos casos. Producto de las políticas crediticias implementadas por el gobierno anterior, el peso de los créditos hipotecarios UVA recayó, en su mayor parte, en los bancos públicos. El costo del congelamiento fue de 690 millones de pesos desde setiembre 2019 a enero 2020 y se financió con fondos del fideicomiso Procrear, un instrumento originalmente diseñado para construir viviendas.

(Página/12)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *