«Volvieron los que no volvían más», por Marcelo Rivero

Cuando todavía creían que Mauricio Macri iba a ser reelecto, eligieron para las elecciones generales el 27 de octubre, un día sensible en la memoria peronista-kirchnerista. Se veían ganadores y aseguraban que se quedarían por muchos años. En verdad lo que querían era derrotar a Cristina justamente ese día: el 27 de octubre. Sin embargo, la yegua les ganó con su estrategia de correrse del centro de la escena y trabajar arduamente en la unidad del campo popular. «Hay gato para rato» gritaban desaforados en la gira despedida por treinta ciudades, pero lo cierto es que la yegua terminó volviendo y ellos se van.

«El macrismo es invencible; Marquitos Peña nunca perdió una elección; Mariu Vidal es la política con mejor imagen; los K están muertos; no vuelven más; sí, se puede; Mauricio lo da vuelta; hay balotaje y gana Macri.», frases de ese calibre, y más, se oyeron y leyeron en los medios hegemónicos durante estos cuatro años. Mucho odio, mucho resentimiento, mucha estigmatización… y mucha pauta, claro.

La lucha fue desigual, las voces una: la de ellos. Jugaron fuerte, apostaron por Cambiemos (otra vez con la máscara del periodismo independiente) pero el 27 de octubre ganó el Frente de Todos y ganó un pueblo apaleado, pisoteado y denigrado. El periodismo perdió y debe hacerse cargo del daño que hicieron antes y ahora.

Es menester repetir aquí que el amor no vence al odio, este 27 de octubre el vencedor fue el bolsillo. El amor debemos guardarlo para nuestros seres queridos. Para vencer al odio hay que militar, luchar y no distraernos mirando y escuchando programas gorilas «para ver qué dicen», un día podemos sorprendernos repitiendo frases hechas y votando en contra de nuestros intereses.

Tras la victoria contundente del Frente de Todos por 8 puntos sobre Juntos por el Cambio, noto, sin asombrarme, que todos los medios, todos eh, incluso los pocos que fueron críticos en ciertos segmentos de su programación, por estas horas elogian el 40% de Mauricio Macri-Miguel Pichetto y tiran abajo el 48% de Alberto Fernández-Cristina Kirchner.

Recordemos que hasta junio de 2019 no había un candidato definido dentro del campo popular que le hiciera fuerza al oficialismo, y llegó ese sábado en el que Cristina nos sorprendió con el anuncio: Alberto era el candidato a Pesidente y ella su vice. El domingo 27 de octubre, contra todo el poder mediático, judicial, contra Bolsonaro, contra Trump y el FMI, se ganó en primera vuelta. ¿Qué importa si fue por 8 puntos? ¿Se esperaba una diferencia mayor a la de las PASO ? ¿Los encuestadores se equivocaron? ¿Smartmatic manipuló los datos? ¿Quién lo sabe? Bien, se ganó y punto.

Recordemos que en 2015 Mauricio Macri triunfó en balotaje por un punto y medio y nadie puso en duda su victoria. Por tal motivo, creo que es momento de dar por terminada la discusión. Si hubo cosas raras en el escrutinio, para eso están los equipos legales del peronismo. Se denunciará, se investigará y se verán los números reales con el cierre del escrutinio definitivo.  ¿Subirá un punto más? ¿Terminará 49 a 39? Hoy hay que dar vuelta la página y ver cómo arreglar el país que destrozaron estos chetos incultos e inmorales.

Para terminar, y volviendo a la escasa (?) diferencia de las elecciones de este domingo, mientras muchos quieren hacernos creer que el derrotado Mauricio Macri salió más fortalecido que el ganador Alberto fernández, aclaremos dos cosas: Si Cambiemos ganaba por 8 puntos nos lo iba a refregar en la cara por mil años. Segundo, el gobierno perdió porque 6 de cada 10 personas dijeron BASTA al ajuste, a la pobreza, a la desocupación, a la inflación, a la represión, al hambre.

Es obvio, y no hace falta aclarar, que 48 por ciento es más que 40, y que el 60 por ciento de los electores le dio la espalda al gobierno en las urnas. No es difícil de entender. Sí debe ser difícil de aceptar y digerir para los que afirmaban que el macrismo era invencible y hoy ven con los ojos como el dos de oro que volvieron los que no volvían más.

Marcelo Rivero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *