Alberto Fernández cerró la campaña en Córdoba haciendo eje en la producción y la educación

El precandidato presidencial del Frente de Todos convocó a los cordobeses a sumarse a su propuesta poniendo a Córdoba en un plano central de su proyecto

En un estadio Orfeo de la ciudad de Córdoba colmado como nunca antes, el precandidato a presidente de la nación por el Frente de Todos Alberto Fernández cerró su campaña con miras a la PASO del domingo que viene. Estas son sus principales definiciones:

«Me resulta muy grato volver a estar en Córdoba. Le he dedicado todo el tiempo que los cordobeses merecen en esta primera campaña para tratar de entendernos con Córdoba, de llevarnos bien y de construir un país integrado con Córdoba».

«Es impensable que la Argentina pueda crecer, pueda desarrollarse sin que Córdoba sea parte de esa Argentina con la que uno sueña. Todos saben de mi condición porteña pero seguramente debo ser el más federal de los porteños»

«Y por esa condición no me gusta vivir en un país donde el centro es Buenos Aires, donde el centro vive bien y el resto del país padece. No es ese el país que queremos, justo, igualitario y equilibrado con el que todos nosotros soñamos».

«Me he comprometido con los gobernadores a construir a partir del 10 de diciembre, si los argentinos me acompañan con su voto, una Argentina integrada. Y como yo se que la Argentina viene de muchas decepciones y mentiras quise firmar con cada uno de esos gobernadores los compromisos que asumimos si es que llegamos a la conducción de la patria, del estado, para que esas provincias tengan lo que merecen para que puedan crecer».

«Ayer hicimos 17 firmas, pero faltaba Córdoba pero estoy seguro que Córdoba va a estar muy pronto firmando ese acuerdo para que Córdoba se integre al proyecto de país que nosotros queremos».

«Para mí Córdoba no es una provincia más. Es la Docta no?. Aquí es donde nació la reforma universitaria con la que por primera vez se habló de la libertad de cátedra, se habló del debate, donde se entregó la conducción de las universidades públicas en las manos de los que la trabajan, los docentes, los no docentes, y también de los alumnos».

«Años después Perón hizo que esas universidades públicas sean gratuitas y las llenó de hijos de trabajadores y así la Argentina se integró entre aquellos cordobeses que idearon la reforma universitaria y el peronismo que les abrió las puertas a todos.

Y así pudimos hacer lo que fue algo distintivo de lo que fue en otros países del continente. Pudimos lograr eso que llamamos con orgullo la movilidad social ascendente, que era la posibilidad de que todo obrero pudiera decir que tiene un hijo doctor, eso fue lo que logramos».

«Muchas veces me dicen que hay que ordenar el gasto y que los gastos de las universidades se vuelven inmanejables. Claro, no entienden nada. Nadie está gastando, estamos invirtiendo en el futuro de la Argentina, estamos invirtiendo en el conocimiento que es lo que nos va a hacer ricos. ¡Viva la educación pública que nos hizo fuertes en la Argentina!

«Desde el día que llegaron al poder, estos tipos dijeron que la inflación era un problema monetario. Y le sacaron la plata a los bancos para no prestarla. Y cuando lo digo me dicen ¡pero qué desestabilizador es este tipo!. Yo no desestabilizo a nada ni a nadie, estoy diciendo la verdad, lo que ellos no dicen porque lo quieren ocultar».

«¿Qué terminó pasando cuando decidieron que la demanda baje, que el consumo se restringa? No tuvieron en cuenta cómo es la estructura económica de la Argentina. No querían, o no querían saber, que el 70 por ciento de lo que produce el país lo consumimos los argentinos».

«¿Y que se puede esperar si lo único que promueven es la destrucción del mercado interno y la eliminación del consumo? Si el consumo se cae se cae la producción, si la producción se cae se cae el empleo y si el empleo se cae, ahí tienen el resultado: cuatro millones y medio de nuevos pobres. Lo único que han sabido producir es pobreza».

«Es por esto que tenemos que empezar a cambiar la historia porque no nos merecemos esto. Nos merecemos algo mejor. fuimos un país que siempre ha integrado a su gente, donde todos fuimos felices, los comerciantes, los textiles las industrias que hoy están devastadas»

¿Desde cuando darle derechos a los trabajadores es un retroceso? Hasta eso nos hacen discutir. Un sociólogo norteamericano de apellido Berger (los sociólogos deben conocerlo) dijo una frase que sintetiza este momento: «el momento de mayor decrepitud de una sociedad es cuando comienza a discutir lo obvio»

«Les digo que voy a llegar y a ocuparme de que los jubilados recompongan sus ingresos, de que los asalariados recompongan sus salarios, de que cada jubilado tenga gratis sus medicamentos todos los dias y cada día del año».

«Yo se qué intereses tengo que representar y no voy a flaquear un sólo instante en la defensa de esos intereses. Yo llegué a Córdoba a pedirle a los cordobeses que me entiendan, que en verdad les quiero proponer el mismo contrato que tego con toda la Argentina. Mirarlos a los ojos y decirles que olvidemos las rencillas del pasado, yo los que pido es mirar para adelante porque no podemos seguir viviendo en este mundo de mentiras que nos propone el gobierno actual».

«Este domingo cuando vayan a votar, piensen que los cordobeses también sufren y siguen sufriendo todos estos padecimientos como cualquier otro argentino y necesitamos que Córdoba también sea parte integrante del motor del cambio que proponemos»

«En los dos días que nos quedan vayamos a convencer al resto de Córdoba. Vamos a hacer una argentina integrada donde Córdoba tenga el lugar que se merece. Vamos a construir el país federal que merecemos y lo vamos a hacer con todas las provincias y con Córdoba de pie porque esa es la Córdoba que necesitamos».

(PdN)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *