El mandatario bonaerense lanzó fuertes dardos contra Javier Milei y contrastó modelos. Lo acusó de llevar adelante un «ajuste ortodoxo.»

«Gobierno protector, Estado presente y pueblo solidario». Esa fue la tríada que Axel Kicillof exhibió este miércoles ante la Legislatura bonaerense durante la apertura de sesiones ordinarias. Los tres ítems, afirmó, son los principios rectores de su segundo mandato al frente de la Provincia de Buenos Aires.

En un duro discurso en clave nacional, Kicillof dedicó sendos pasajes de su alocución a contrastar con la gestión de Javier Milei y lanzó fuertes críticas contra la Casa Rosada, a la que acusó de llevar adelante un «plan de ajuste ortodoxo» sin «ninguna medida de contención, ni red de acompañamiento».

Apenas pasadas las 17, el gobernador bonaerense arribó al Palacio Legislativo de la Provincia, ubicado en La Plata, en compañía de su vice, Verónica Magario. Tras la presentación de rigor y la entonación del Himno Nacional, el mandatario dio inicio al 152 período de sesiones ordinarias.

Al comienzo, denunció que «el presidente Milei no quiere achicar el Estado sino desintegrarlo, y lo reconoce. Este objetivo tropieza sin embargo con un primer y determinante obstáculo: ni más ni menos que nuestra Constitución Nacional».

En esa tónica aseguró que «Argentina es republicana, así que el presidente debe respetar, aunque no tenga las mayorías, la división de poderes; a los diputados, diputadas, senadores y senadoras».

Al mismo tiempo, el exministro de Economía afirmó: «Milei debe dejar de extorsionar a los gobernadores para que aprueben sus leyes. Juramos sobre la Constitución de la Provincia de Buenos Aires defenderla y hacerla cumplir. Eso haremos».

«En la Provincia la fuerza política de Milei fue derrotada en las PASO, en las generales y en el balotaje. El presidente deberá aprender a convivir con gobernadores elegidos a través de los mismos mecanismos que los transformaron en presidente. Aunque le cueste comprenderlo, la democracia se trata de respetarnos mutuamente», prosiguió.

Por otra parte, Kicillof acusó que, ante las consecuencias de sus decisiones, «Milei sostiene un disparate». «Que evitó una inflación futura que nadie vio pero que él ubicaba primero en 3.000%, y luego en 15.000%. El viernes en el Congreso, volvió a elevar a 17.000% la inflación imaginaria que según él evitó. Aunque roce lo ridículo y aunque repita mil veces la palabra ‘herencia’, son las medidas que tomó Milei las que producen los resultados que hoy sufre el país», graficó.

En otro pasaje, el gobernador consideró que fuera de los logros imaginarios que sólo el presidente festeja, «existe y se extiende una cruel realidad que afecta a millones de argentinos».

«Repasemos: la devaluación récord, la desregulación y retirada total del Estado en la administración de precios son causa de la duplicación de la inflación. Mientras tanto, Milei fomentó la pérdida de poder de compra de salarios privados y públicos, del salario mínimo y de las jubilaciones», agregó.

Acto seguido manifestó que «Milei le quitó a jubilados y trabajadores un tercio de sus ingresos». «Es como si por un año completo de trabajo se pagara sólo hasta el mes agosto 13 y de octubre a diciembre se trabaja gratis, o del mes que de un mes de trabajo se pagara por 20 días; y sin embargo hay que vivir los treinta días del mes y los 12 meses del año».

En el mismo tono, indicó: «Milei, enfurecido por la muerte anunciada de la Ley Ómnibus, le sacó del bolsillo parte del sueldo a los docentes y aumentó el pasaje de colectivo a todo el país. Después, aplicó castigos individuales: a Chubut decidió no refinanciar su deuda con Nación, y a la provincia de Buenos Aires, por decreto, le quitó el Fondo de Fortalecimiento Fiscal que viene recibiendo hace tres años».

«Tampoco aquí el ajuste es para el gobernador, sino para toda la provincia y los bonaerenses. El fondo se utilizaba para adquirir equipamiento de seguridad, para mejoramiento de los salarios de la policía, para infraestructura y para alimento en las escuelas», apuntó. Y agregó: «Hizo campaña diciendo que quería refundar la Argentina, pero hasta acá lo está haciendo es refundirla».