Discos recomendados, hoy: “Piano Bar”, Charly García, 1984

Piano Bar es el tercer álbum de estudio en solitario del músico argentino Charly García, editado en 1984. Fue grabado en su totalidad en Buenos Aires y mezclado en el Electric Lady Studios en la ciudad de Nueva York.

Para las sesiones de Piano Bar, Charly se hizo acompañar de músicos como Pablo Guyot en la guitarra, Alfredo Toth en el bajo, Willy Iturri en la batería ―la banda GIT, cuyo primer álbum sería producido por Charly― y Fito Paez en los teclados. Como invitados aparecieron Daniel Melingo en saxo y Fabiana Cantilo en coros.

El disco fue grabado en los estudios ION, en directo, con un mínimo uso de sobregrabaciones. Descollando un sonido crudo y roquero. Es considerado uno de los mejores discos de García.

​La presentación del disco se realizó en el Estadio Luna Park. Las sesiones de grabación del disco quedaron registradas en el DVD Charly García Oro.

El título de la canción «No se va a llamar “Mi amor”» fue elegido por Charly de forma irónica, ya que no le dejaron registrar la canción con el nombre «Mi amor» porque ya había otra canción registrada con ese título.

Lista de canciones

Todas las canciones escritas y compuestas por Charly García (excepto las indicadas).

Lado A

«Demoliendo hoteles»
«Promesas sobre el bidet»
«Raros peinados nuevos»
«Piano Bar»
«No te animás a despegar»

Lado B

«No se va a llamar mi amor»
«Tuve tu amor»
«Rap del exilio» (García/Melingo/Guyot/Toth/Iturri/Páez)
«Cerca de la revolución»
«Total interferencia» (García/Spinetta)

Músicos

Charly García: teclados, guitarra, efectos y voces.
Fito Páez: teclados y coros.
Pablo Guyot: guitarras.
Alfredo Toth: bajo y coros.
Willy Iturri: batería.

Músicos invitados

Daniel Melingo: saxofón en «Rap del exilio».
Fabiana Cantilo: coros en «Rap del exilio».

 

En 1982, la Argentina estaba en proceso de cambio político. Después de la Guerra de las Malvinas en junio, estalló el caos social y el gobierno militar perdió parte de su poder. Ese año García debutó como solista, hizo la banda sonora de Pubis angelical, película de Raúl de la Torre, adaptada de la novela de Manuel Puig, también guionista.

El material salió ese año editado en un álbum doble junto a Yendo de la cama al living. Ayudado por la difusión que se le daba en ese momento al rock nacional a través de los medios de comunicación (durante la Guerra de Malvinas estaba prohibido pasar música en inglés), el disco tuvo una gran recepción en el público.

En él venían canciones antológicas, como por ejemplo «No bombardeen Buenos Aires» (que reflejaba el momento de la guerra de Malvinas), «Inconsciente colectivo», «Yo no quiero volverme tan loco» o «Yendo de la cama al living».

Para este trabajo, la banda estaba formada por Willy Iturri en batería, Gustavo Bazterrica en guitarra, Cachorro López en bajo y Andrés Calamaro en teclados (estos tres últimos integrantes de Los Abuelos de la Nada). Este material fue presentado en un imponente recital (ante 25.000 personas) en el estadio de Ferrocarril Oeste, el 26 de diciembre de 1982.

En esos meses, además de grabar su primer disco solista, Charly produjo artísticamente a Los Abuelos de la Nada, que «telonearon» el recital de Ferro junto con el incipiente Suéter, este último muy mal recibido, con insultos y objetos arrojados al escenario.

En 1983, Charly García dejó Buenos Aires con una maleta pequeña. Al regresar a Buenos Aires desde Nueva York, trajo una nueva calidad. Ese año apareció Clics modernos, grabado y mezclado en Nueva York. Este nuevo trabajo presenta un giro en la música de García, con la introducción de ritmos bailables, canciones más cortas y por momentos más irreverentes, acordes a los aires de renovación que empezaron a llegar con la apertura democrática.

Canciones como «Los dinosaurios», «Nos siguen pegando abajo (Pecado mortal)» y «No me dejan salir» se convirtieron en éxitos en la carrera de Charly. Este material fue presentado los días 15, 16, 17 y 18 de diciembre en el estadio Luna Park, acompañado por Pablo Guyot (guitarra), Alfredo Toth (bajo), Willy Iturri (batería), Daniel Melingo (saxo), Fabiana Cantilo (coros) y un joven rosarino en los teclados: Fito Páez.

Este disco no fue bien entendido por el público, pues incluía (por primera vez en Argentina) temas «bailables», es decir: el ritmo tomaba otra dimensión, recortando las letras, hasta entonces concepto primordial del rock nacional. Tuvo un reconocimiento más tardío.

El 10 de diciembre, el curso de la historia argentina dio un giro cuando el gobierno pudo ser elegido democráticamente por el pueblo.

La trilogía esencial de García se completa con Piano bar, un álbum roquero que tiene en «Demoliendo hoteles» y en «Cerca de la revolución» sus máximos logros. También lanzó Terapia intensiva, un maxi-simple compuesto, producido y arreglado por García para la obra de teatro homónima de Antonio Gasalla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *