El presidente Alberto Fernández reforzó el apoyo a Chaco ante la situación sanitaria provocada por el coronavirus COVID-19

El presidente Alberto Fernández encabezó este mediodía una videoconferencia con el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, para analizar la situación sanitaria en esa provincia y avanzar en la ejecución de medidas conjuntas contra la pandemia de coronavirus COVID-19.

“Salvar la vida de los chaqueños es una prioridad como salvar la vida de cualquier argentino”, afirmó el mandatario desde la residencia de Olivos, donde estuvo acompañado por el ministro de Salud, Ginés González García, y el secretario de Equidad en Salud, Martín Sabignoso.

”Necesitamos coordinar el esfuerzo de la Nación y la Provincia para acotar el problema. Es muy importante que podamos trabajar juntos porque el Chaco es parte de la Argentina y me preocupa tanto como la Ciudad, el Gran Buenos Aires, y tenemos que ir atendiendo todos los casos porque todos ellos reclaman atención”, explicó.

El Presidente informó que en Chaco se empezará a llevar adelante el plan nacional Detectar, al tiempo que explicó que el mismo “fue de un éxito enorme en el Área Metropolitana de Buenos Aires porque permitió detectar y actuar sobre los focos, evitando que la propagación del virus fuera mayor”.

Además, el jefe de Estado garantizó el envío de recursos y efectivos de Gendarmería y el Ejército Nacional, y destacó la importancia de que “pase este tema lo más rápido posible y del modo menos doloroso para el Chaco. Cuenten con todo nuestro apoyo”.

El mandatario también anunció la continuidad del pago del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) para aquellos chaqueños que lo precisen, y señaló: ”Vamos a seguir estando al lado y apoyándolos a los que lo necesiten porque sé del dolor y del malestar que genera toda esta pandemia”.

Participó de la actividad, que se realizó en el aeropuerto de Resistencia, un equipo de especialistas enviados por el Gobierno nacional en apoyo a la provincia, entre ellos la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, el secretario de Calidad en Salud, Arnaldo Medina, y el infectólogo, Gustavo Lopardo, miembro del comité de expertos que asesora al Presidente.

Por su parte, el gobernador de Chaco agradeció al Presidente los recursos que la Nación ha entregado hasta ahora a la provincia para mejorar el servicio de salud en materia de testeos rápidos, respiradores, materiales médicos, y de capacitación e incorporación de recursos humanos.

Y afirmó: “Fuimos mejorando y perfeccionando la estrategia de administración de la cuarentena, y hoy tenemos un seguimiento que nos permite garantizar una circulación razonable de personas en la provincia”.

Asimismo, explicó que en Chaco se siguen procesos de regulación que incluyen la suspensión del servicio de transporte público, de expendio limitado de combustibles, de cierre de bares y restaurantes, y otras medidas de máxima restricción, excepto en algunas zonas del interior de la provincia.

Durante la videconferencia, los mandatarios avanzaron en la coordinación de un programa de fortalecimiento para la prevención y atención médica para las próximas semanas, y en la ejecución de acciones operativas en todo el territorio provincial.

La provincia de Chaco es una de las más afectadas por el coronavirus, y lleva adelante un protocolo estricto de detección, aislamiento y cuidado de los pacientes infectados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *