En el sur del Gran Buenos Aires, por la fecha 13 de la Copa LPF, el Rojo se impuso frente al Taladro y llegará a la última jornada con chances de acceder a la siguiente fase.

Independiente venció 1-0 a Banfield, quedó en la cuarta posición de la Zona A y logró una victoria clave para llegar a la última fecha de la Copa de la Liga Profesional con chances de clasificar a los cuartos de final. El único gol del partido que se disputó en el Estadio Florencio Solá lo anotó el ecuatoriano Jhonny Quiñónez de penal, luego de una discutida falta dentro del área sobre Joaquín Laso.

A los 35′ del segundo tiempo, ocurrió una acción polémica que se discutió en todo el estadio del Taladro. Independiente tuvo un córner sobre el sector izquierdo y la pelota fue con dirección al defensor central Joaquín Laso. Su único marcador era Aarón Quirós y el joven defensa de 22 años lo sujetó de la camiseta dentro del área hasta que el surgido en Tigre se desparramó en el área. En primera instancia, el árbitro del encuentro Fernando Rapallini no sancionó infracción pero tras observarlo en el VAR decidió otorgar penal.

Al igual que como lo hizo frente a Laferrere en Copa Argentina, el encargado de patearlo fue el ecuatoriano Jhonny Quiñónez. El surgido en Sport Norte América de Ecuador, quien es resistido por algunos hinchas de Independiente, ejecutó la pena máxima con una frialdad notable y dejó sin chances a Marcelo Barovero de contener su remate.

Con estos tres puntos vitales, Independiente superó a Vélez en la tabla de posiciones y quedó en el cuarto lugar. El único equipo que puede sacarlo de los cuatro primeros es River, que si logra un triunfo o un empate ante Rosario Central lo superará por puntos o diferencia de gol respectivamente. Por su parte, el elenco de Julio César Falcioni ya no tiene chances de meterse en cuartos de final.