John Fogerty logra finalmente tener el control de los derechos editoriales de Creedence Clearwater Revival

John Fogerty obtuvo finalmente el control mundial de sus derechos editoriales de Creedence Clearwater Revival, poniendo fin a una de las batallas más largas y amargas en la historia de la industria de la música.

Los problemas legales de Fogerty comenzaron hace casi 60 años cuando CCR firmó con Fantasy Records, que el productor de cine y ejecutivo discográfico Saul Zaentz compró en 1967. Fogerty llegó a considerar que los términos del acuerdo eran injustos y trató durante años de liberarse de Fantasy Records.

Para salir del trato, Fogerty cedió sus regalías a Zaentz en 1980 y no vio ningún pago de ellas durante décadas. Zaentz demandó al rockero por autoplagio, alegando que el éxito solista de Fogerty de 1985, “The Old Man Down the Road”, era una copia de “Run Through the Jungle” de Creedence (Fogerty ganó el caso).

Ahora, el asediado líder de Creedence Clearwater Revival finalmente puede disfrutar de un poco de paz y satisfacción. Fogerty compró recientemente una participación mayoritaria en los derechos editoriales globales de su catálogo de CCR de Concord por una suma no revelada, informó Billboard. Concord compró Fantasy Records en 2004 y rápidamente restableció y aumentó las regalías de Fogerty. La compañía aún posee las grabaciones másters de CCR y continuará pagando la parte editorial de Fogerty.

“En el fondo de mi mente, quería ser dueño de mis canciones, mis hijos, se podría decir”, dijo Fogerty a Ultimate Classic Rock en 2021. “Estoy hablando de ser dueño de las canciones en sí, la publicación, pero me di cuenta de que Saúl me había mentido y no iba a poder tenerlos. Él no me iba a permitir tenerlos”.

El rockero confesó que nunca pensó que vería el día en que tomaría el control de su obra. “La forma más feliz de verlo es, sí, no lo es todo”, le dijo a Billboard. “No es una victoria del 100% para mí, pero seguro que es mejor de lo que era. Todavía estoy en estado de shock. Todavía no le he permitido a mi cerebro realmente comenzar a sentirlo”.

La última cruzada de Fogerty para obtener sus derechos editoriales comenzó cuando él y su esposa y mánager, Julie Fogerty, se dieron cuenta de que los derechos de sus canciones volverían a él en unos años, según la ley de derechos de autor de los Estados Unidos. En lugar de esperar esos últimos años, Julie le sugirió a Concord que su esposo les comprara las canciones. La compañía inicialmente se negó, pero después de vincular al magnate de la industria de la música y ex mánager de Fogerty, Irving Azoff, ambas partes llegaron a un acuerdo.

Finalmente, Fogerty ha logrado lo que nunca pudo con el difunto Zaentz. Durante gran parte de los años 80, Fogerty se negó a tocar sus canciones de CCR en vivo porque no podía soportar la idea de que Zaentz se beneficiara de sus actuaciones. Ahora está de gira con sus dos hijos y le dijo a Billboard: “Tocar es más divertido ahora que en cualquier otro momento de mi vida”.

La victoria del rockero llega en un momento en que muchos de sus colegas están haciendo exactamente lo contrario y vendiendo sus catálogos por cifras millonarias. Bruce Springsteen vendió sus másters y su catálogo editorial por 500 millones de dólares a fines de 2021, el mismo año en que Sony Music adquirió los derechos de las grabaciones de Bob Dylan en un acuerdo estimado en 200 millones de dólares o más.

Fogerty, que ahora tiene 77 años, agregó que le encantaría eventualmente ser dueño de las cintas másters de CCR, pero que “no está activamente preocupándose por eso. El hecho de que no tuviera mis propias canciones me molestaba mucho más por el trato que recibí”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *