El gobernador Axel Kicillof viajó hasta Bahía Blanca, donde el temporal provocó 13 muertes, y puso a disposición «los recursos para reparar las consecuencias de esta tragedia».

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, viajó a Bahía Blanca, el epicentro del fuerte temporal que afecto gran parte de la provincia de Buenos Aires y se cobró la vida de 13 personas.

El mandatario provincial ya se encuentra junto al intendente Federico Susbielles reunido con autoridades provinciales y municipales para sumarse al Comité de Crisis ante la emergencia.

Kicillof dispuso la movilización del ministro de Seguridad, Javier Alonso, quien arribó esta madrugada a la ciudad. Además, ordenó suministrar todos los recursos sociales, sanitarios y logísticos necesarios para atender la emergencia.

En ese marco, se dispuso el traslado de camiones con 504 bidones de agua, 10.000 kilos de alimentos y 1.000 frazadas, al igual que 250 colchones, 500 kits de indumentaria y calzado, y 500 kits de limpieza.

El director de Defensa Civil de la Provincia, Fabián García, afirmó que «la situación es de gravedad y tristeza porque se perdieron vidas humanas». El funcionario confirmó que hay «13 fallecidos, personas internadas y 5 en terapia intensiva».

«La ciudad de Bahía Blanca, como varias en la Provincia sufrieron destrozos, caída de árboles y del tendido eléctrico», indicó García y destacó: «Estamos trabajando, llegamos entre las 3 y las 4 de la madrugada con el ministro (de Seguridad) Javier Alonso, estuvimos con el intendente y ya teníamos dispuesto personal de la Provincia en Olavarría» por las tormentas que se habían registrado en esa jurisdicción días atrás.

«Tenemos trabajando 300 efectivos de bomberos de la policía, Defensa Civil, de la dirección de Rescate y otras escuadras de la policía y un número similar de personal de fuerzas federales y del municipio», lo que suman 600 personas distribuidas en distintos puntos para asistir a la gente y reparar los daños materiales.

El director de Defensa Civil del ministerio de Seguridad bonaerense remarcó que «la prioridad es trabajar con el material caído», por lo cual, «si podemos quedarnos en casa hagámoslo porque hay mucha fragilidad en árboles, postes, mampostería y carteles. Tratemos de evitar problemas a los que ya hay. Hay que tener paciencia y ser solidarios».

Luego subrayó que «los diferentes niveles de gobierno están trabajando en conjunto para ponerle el cuerpo a lo que nos pasó y con la presencia del gobernador Axel Kicillof a disposición de la comunidad de Bahía Blanca».

Además, mencionó que «antes de la tormenta de Bahía, hubo mucho granizo en Médanos, Villarino, Monte Hermoso, Tres Arroyos, Tandil, Balcarce. La lluvia también fue muy importante en Azul, en casi toda la Provincia y luego avanzó hacia el conurbano”. De hecho, agregó que “todavía hay municipios, como Exaltación de la Cruz que no tienen energía y por ende tampoco agua porque no funcionan las bombas. Tenemos reportes de lluvia intensa, mucho viento y caída de postes y árboles en San Pedro».

En ese marco, García consideró que «tenemos que trabajar en la adaptación al cambio climático, darle importancia a las alertas, el Servicio Meteorológico había emitido alerta amarilla el jueves y el viernes la elevó a naranja y cuando eso sucede es porque va a pasar algo importante».