La liquidación de agroexportaciones de mayo fue récord: US$ 4.231,7 millones

La Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina y el Centro de Exportadores de Cereales informaron que el monto liquidado significa un incremento interanual del 19,3%, en tanto la mejora respecto de abril fue del 33,4%.

El sector agroexportador liquidó en mayo un total de US$ 4.231,7 millones, el mayor registro histórico mensual, de acuerdo con el informe dado a conocer este miércoles por la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC).

El monto liquidado de US$ 4.231.717.716 representa un incremento interanual del 19,3%, en tanto la mejora respecto de abril fue del 33,4%.

En el acumulado de los primeros cinco meses del año, las liquidaciones de la agroexportación ascendieron a U$S 15.329.592.490 y también representaron un récord para ese período.

“La exportación de granos se ha visto afectada por los movimientos bruscos en el mercado internacional”, señalaron Ciara y CEC, en alusión a la suba de los precios de las commodities agrícolas a raíz de la invasión de Rusia a Ucrania.

El aporte de la suba de los precios internacionales fue decisivo en el incremento de las liquidaciones del sector agroexportador, si se tiene en cuenta que la comercialización de soja en el mercado local tuvo su registro más bajo en volumen en 19 años al alcanzar 14,1 millones de toneladas, debido a una menor producción y la “demorada dinámica exterior”, según la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Por su parte, Ciara y CEC destacaron el impacto de “la existencia de volúmenes de exportación en maíz y trigo regulados por el Ministerio de Agricultura”, además de “una enorme capacidad ociosa de la industria de molienda de soja que sigue trabajando con márgenes negativos aun en plena campaña gruesa”.

La liquidación de los agroexportadores alcanzó el año pasado su mayor valor histórico, con US$ 32.807.933.377 y las proyecciones para este año dan cuenta de una probable superación de esa marca, ya que en cada uno de los cinco meses transcurridos hubo mejoras interanuales.

Al respecto, la liquidación del sector en enero fue de US$ 2.441.646.546, un 14,08% más que en el mismo mes de 2021.

En febrero el monto liquidado fue de US$ 2.500.397.358 (38,14% de crecimiento interanual), en marzo de US$ 2.984.037.264 (+7,59%) y en abril de US$ 3.171.793.606 (+4,63%).

Ciara y CEC destacaron en un comunicado que “el complejo oleaginoso-cerealero, incluyendo al biodiésel y sus derivados, aportó el año pasado el 48% del total de las exportaciones de la Argentina, según datos del Indec (Instituto Nacional de Estadística y Censos)”.

El principal producto de exportación del país es la harina de soja (14,2 % del total), que es un subproducto industrializado generado por este complejo agroindustrial, que “tiene actualmente una elevada capacidad ociosa cercana al 50%”, remarcaron las entidades.

También indicaron, siempre en base a datos oficiales, que el segundo producto más exportado el año pasado fue el maíz (11% del total) y el tercero fue el aceite de soja (6,9%).

Argentina acordó con el Club de París diferir los pagos de deuda hasta septiembre de 2024

Por otra parte, precisaron que “que el total de las divisas ingresadas mensualmente quedan en poder del Banco Central”, que a su vez entrega a los exportadores pesos, a tipo de cambio de oficial, “para poder realizar las operaciones de compra y venta de granos en el mercado nacional”.

Asimismo, recordaron que “la mayor parte del ingreso de divisas en este sector se produce con bastante antelación a la exportación, anticipación que ronda los 30 días en el caso de la exportación de granos y alcanza hasta los 90 días en el caso de la exportación de aceites y harinas proteicas”.

En el informe de la BCR, realizado por los analistas Alberto Lugones, Tomás Rodríguez Zurro y Emilce Terré, se indicó que “la menor producción de la campaña es la principal razón, a lo que se suma la lenta dinámica exterior: los negocios de exportación son los menores en la década”.

A pesar de los bajos volúmenes, si se consideran las ventas como proporción de la producción obtenida en cada campaña, “el registro del ciclo actual se ubica más en línea con lo ocurrido históricamente”, agregaron.

Por su parte, la agencia de noticias Bloomberg sostuvo que “el acaparamiento es una táctica tradicional en la Argentina para protegerse contra las devaluaciones de la moneda, pero los altos precios de esta temporada se traducen en que los agricultores pueden vender aún menos alubias para cubrir las facturas y los costos a corto plazo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *