Las manos de Don Dokken “están muertas” después de una cirugía de columna

Una cirugía en su columna vertebral ha dejado al cantante y líder de la banda de hard rock Dokken, Don Dokken, incapaz de usar sus manos.

El músico apareció recientemente en el Classic Metal Show y dio la noticia. “Han pasado dos meses y medio desde que me operaron la columna vertebral, y mis manos están muertas”, dijo. “No se mueven. Es muy extraño. Es una forma interesante de vivir tu vida. Tienes que aprender a alimentarte, limpiarte el trasero, cepillarte los dientes, vestirte. Te lleva 20 minutos ponerte las medias, porque una de mis manos funciona un poco, pero no mucho”.

Agregó que está haciendo “terapia física cuatro días a la semana, pedaleando mucho en una bicicleta, y estoy aumentando la fuerza de mis piernas, levantando mis brazos -lo que queda de mis brazos- mis brazos están completamente atrofiados. no sé qué va a pasar con mis manos. Todavía están paralizadas. Así que creo que mis días de tocar la guitarra obviamente han terminado. Pero está bien. Llevo 50 años tocando la guitarra”.

Dokken tiene 11 shows planeados para 2020, y los primeros tendrán lugar el próximo mes. Nueve de las fechas contarán en los bises con la participación del ex guitarrista de Dokken, George Lynch, cuya agrupación Lynch Mob es telonera. El cantante está considerando contratar a un asistente personal para “básicamente cuidarme. Al menos puedo cantar. Mi voz se siente genial. Simplemente no puedo sostener un micrófono”.

Le han dicho que existe la posibilidad de que pueda recuperar el 30 por ciento del uso de sus manos, y espera “que tal vez ocurra un milagro y lentamente los nervios se reconecten y mis manos comiencen a funcionar nuevamente. O va a escuchar sobre mí en el periódico, porque voy a ir a la oficina del cirujano y le voy a romper la cara. Y lo digo en serio. Ese tipo lo jodió. se suponía que era lo mejor de lo mejor”.

“Le dije dos cosas: ‘No me maten. No me paralicen’”, continuó. “Eso es lo que dije. Lo juro por Dios. Y él dijo: ‘Por eso viniste a mí. Soy el mejor’. Así que me despierto en el hospital y me pregunto: ‘¿Cómo es que mis manos no se mueven? ¿Cómo es que mis dedos no se mueven? ¿Cómo es que me arden las manos? ¿Cómo es que apenas puedo caminar?’ Estoy en un andador. ¿Qué diablos hiciste, hombre? Y él dice: ‘Bueno, a veces sucede’. Me encanta cuando los cirujanos dicen: “Bueno, estas cosas pasan, pero solo pasan en una cirugía en mil’. Así que aparentemente soy el Sr. Mil. Y no estoy contento con eso”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *