Nueva cuarentena: Kicillof afirmó que tomará medidas coordinadas, pero no idénticas a CABA

El gobernador de la provincia de Buenos Aires analizó que el objetivo de su administración «es que la gente no se enferme» de coronavirus, dijo que el endurecimiento de la cuarentena «funcionó muy bien», por lo que «seguramente haya caída de los casos» y se pueda pasar a partir del sábado a una etapa «con mayor relajamiento, pero con mucho cuidado».

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, aseguró que de cara a la nueva etapa de la cuarentena, que comienza el próximo sábado, adoptará medias «coordinadas» con el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, pero aclaró que no serán «idénticas».

Kicillof brindó una entrevista a Télam tras recorrer junto al intendente de La Plata, Julio Garro, las instalaciones del Centro de Atención Intermedia localizado en la República de los Niños, destinado a aquellos pacientes que requieran estar en aislamiento por coronavirus.

Allí, analizó que el objetivo de su administración «es que la gente no se enferme» de coronavirus, dijo que el endurecimiento de la cuarentena «funcionó muy bien» por lo que «seguramente haya caída de los casos» y se pueda pasar a partir del sábado a una etapa «con mayor relajamiento, pero con mucho cuidado».

Durante la entrevista, afirmó que las medidas que se adopten para después del 17, cuando finaliza el endurecimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto desde el 1° de julio para al Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), «no van a ser idénticas» a las de la Ciudad, pero ratificó que «la decisión es coordinarlas» con Rodríguez Larreta, «porque no es sostenible que de un lado de la General Paz se abra todo y del otro lado nada».

«Como el distanciamiento se está cumpliendo, la movilidad bajó y el transporte lleva menos gente, seguramente tengamos una caída y una desaceleración de casos”

AXEL KICILLOF

«La única manera de darle batalla al coronavirus hasta que no haya una vacuna es con el distanciamiento. Y como el distanciamiento se está cumpliendo, la movilidad bajó y el transporte lleva menos gente, seguramente tengamos una caída y una desaceleración de casos», contó el mandatario.

El gobernador manifestó que «esta enfermedad tiene la complejidad de que las medidas que uno toma hoy tienen efecto dos semanas más tarde» y añadió que «el aislamiento grande en el que estamos debería naturalmente bajar los contagios no en valor absoluto sino impidiendo que proliferen los casos a la velocidad en la que venían subiendo».

Kicillof resaltó que «el ‘éxito’ de esta cuarentena» comenzará a percibirse a partir del día 15 de confinamiento y a lo largo de los 15 días siguientes.

«Siempre hay un defasaje: uno toma la decisión cuando los contagios están creciendo y todos estos días que estábamos con un grado de aislamiento mayor los contagios siguieron subiendo. No es que no funcionó la cuarentena, sino que son los que se contagiaron hace 15 días», graficó.

Apuntó que entre mañana y pasado contará con los números concretos para poder ver el resultado del aislamiento estricto y, sostuvo, en ese sentido, que «si la cosa mejora, como es esperable, podremos pasar a una etapa con mayor relajamiento y con mucho cuidado».

«Ahora pasaremos a la fase que viene y si hay una flexibilización, habrá más contagios pero no se van a ver. Lo que se va a ver es una estabilización o una reducción de la velocidad de los contagios y así sucesivamente», describió.

Para Kicillof, en el momento actual su administración está «aprendiendo a administrar la enfermedad con el objetivo de que la gente no se enferme» y remarcó que pese a que «algunos hablan de no llenar las instalaciones hospitalarias» su objetivo central es «evitar contagios».

«Que alguien termine en un respirador no es bueno, aunque lo tengamos. El gran objetivo no sólo es que no se nos desborden los hospitales sino evitar los contagios», insistió.

Más tarde, contó a esta agencia que de cara a la nueva etapa de la cuarentena que comienza el sábado, ayer acordó con Larreta «coordinar» las acciones aunque remarcó las diferencias que existen entre la provincia y la Ciudad.

«Sólo primero, segundo y tercer cordón, la provincia tiene 13 millones de habitantes. La Ciudad tiene 3 millones. Las plazas de la Ciudad están todas cercadas y en la provincia no. En todas las grandes ciudades, en las zonas donde hay más edificios o más densamente pobladas como CABA los contagios son más sencillos», agregó Kicillof.

Evaluó que «esas diferencias demográficas, socioeconómicas, de forma de vida y de cultura hacen que nosotros tengamos que tomar medidas especiales» pero aseveró que acordó con Larreta «coordinarlas» dado que a ambas jurisdicciones «las separa una avenida».

«Hoy habrá una reunión con los intendentes del AMBA, probablemente mañana tengamos otra con el comité de expertos y luego los equipos de los dos gobiernos podremos delinear e trazo fino de las decisiones», opinó.

El mandatario provincial destacó que «con ese cúmulo de opiniones e información iremos a reunirnos con el Presidente», celebró el poder trabajar junto a la oposición «ante un mismo problema» y evaluó que el resultado hasta el momento «es muy bueno porque si hubiéramos tenido los contagios que hubo en países vecinos estaría todo desbordado».

En ese tono, destacó el trabajo que se lleva adelante con todos los intendentes de la provincia de Buenos Aires «tanto opositores como oficialistas», analizó que «es muy difícil no ponernos de acuerdo con aquellos jefes comunales de la oposición que tienen responsabilidad de gobierno».

«Veo muchas veces que la intención de politizar la cuarentena responde a intereses oscuros. Acá estamos todos tirando para el mismo lado. Hay un acuerdo muy claro entre todos los que tenemos responsabilidad de gobierno», remarcó.

Luego, explicó que ningún dirigente político desea ver «personas sufriendo, muriendo o perdiendo a sus familiares porque hay un virus que contagia», opinó que tanto él como los intendentes desean «que la vida se parezca lo más posible a la que conocíamos y que la gente pueda trabajar» pero puso de relieve que «en frente tenemos la pared y el peligro del virus».

Reconoció que puede haber «matices o diferencias» con gobernadores o intendentes pero dijo que «en lo grueso no hay disidencias».

Pidió a la sociedad «seguir con esa dedicación, sacrificio y paciencia», asumió que «cuesta pedirle a la gente que se quede en la casa» y dijo comprender la situación social porque él también tiene hijos chicos.

«Todos lo estamos sufriendo. Pueden tratar de echarme la culpa a mí, a Julio (Garro), a Larreta o al presidente, pero la verdad es que la culpa es de un pequeño microbio que ha venido a poner el planeta en jaque y generó una caída económica en todo el planeta», expresó.

En ese punto, Kicillof manifestó que «los lugares que levantaron la cuarentena apresuradamente tuvieron que volver a implementarla apresuradamente y con mucha pérdida», agregó que se desea «evitar algo así» por lo que «vamos aprendiendo en la experiencia, vamos mirando, observando y nutriéndonos de los especialistas».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *