River ganó en Brasil pero no le alcanzó para llegar a la final de la Libertadores

El “Millonario” superó por 2 a 0 a Palmeiras pero no pudo dar vuelta el partido de ida en el que cayó por 3 a 0. Robert Rojas y Rafael Santos Borré anotaron para la visita.

River Plate venció por 2 a 0 a Palmeiras en Brasil en el partido de vuelta de la semifinal de vuelta de la Copa Libertadores, con los goles de Robert Rojas a los 29 minutos y Rafael Santos Borré a los 44, ambos de cabeza, tras perder por 3-0 en la ida en cancha de Independiente.

equipo argentino arrancó enchufado, intentando adueñarse de la pelota y meterse en campo rival desde los primeros instantes del encuentro. Sin desesperarse ni volverse loco, el “Millonario” fue creciendo con el correr de los minutos, más allá de que fue Palmeiras quien tuvo la primera clara, con un mano a mano que Franco Armani resolvió a la perfección.

Después fue todo de la visita, con Nacho Fernández y Nicolás De La Cruz muy activos desde los primeros minutos, ante un conjunto paulista, más retrasado, expectante y sin apuros.

En superioridad de juego, River tuvo la primera clarísima recién a los 27 minutos, con un buen anticipo de Paulo Díaz y un remate que sacó el arquero con mucho esfuerzo. En el tiro de esquina siguiente, Robert Rojas les ganó a todos en el área y marcó el 1-0 con un golazo de cabeza.

En el reinicio, otra vez avisó el conjunto de Marcelo Gallardo con un cabezazo de Suárez que se fue pegadita al palo. Agazapado, Palmeiras también avisó con un contraataque y un remate que se fue alto, y no mucho más.

Weverton trabajó de nuevo con un zurdazo de Matías Suárez en el final de la primera mitad, cuando River iba y estaba muy cerca. Y de tanto ir, finalmente llegó: Rafael Santos Borré la terminó empujando luego de una buena jugada por derecha que culminó con el centro de De La Cruz y el cabezazo del colombiano en el área chica.

Tras el segundo gol “millonario” se vio lo peor del equipo brasileño en esa etapa inicial, cuando parecía desorientado y a punto de “besar la lona” en cualquier momento.

River siguió haciendo el mismo trabajo en el complemento, otra vez sin desesperarse, pero ejerciendo su superioridad ante el dueño de casa. Y tardó apenas un puñado de minutos en marcar el 3-0 que igualaba la serie, aunque apareció el VAR, por primera vez de una larga noche, para amargar el grito de Gonzalo Montiel.

No se bajoneó el combinado de Núñez, y tuvo el tercero enseguida y en dos oportunidades casi calcadas, con Montiel como protagonista llegando desde la derecha para lastimar al fondo de Palmeiras.

Con el correr de los minutos, fue bajando la intensidad del equipo argentino, y encima un ratito antes de la media hora de juego del segundo tiempo, Rojas vio la roja por una doble amonestación.

Cinco minutos más tarde, el árbitro uruguayo Ostojich dio penal para River por una supuesta infracción contra Suárez, y cuando Montiel se disponía a ejecutar, el VAR llamó otra vez al juez para que revisara la jugada y retrotrajera la sanción.

Con uno menos, el conjunto de Núñez lo siguió buscando con alma y vida, tuvo varias clarísimas. Y otra vez intervino el VAR en tiempo de descuento: el uruguayo esta vez revisó un posible penal a Borré, pero terminó sancionado un offside previo.

Fue una noche con épica para el equipo de Gallardo. Hizo todo para lograr la clasificación, y redujo por completo al Palmeiras, que terminó replegado a pesar de la superioridad numérica, y casi dentro de su propia área.

El finalista de la Copa Libertadores es el equipo paulista. Le faltó un gol a River para meter otra noche de película, para la historia; pero volvió a dar la cara en una instancia decisiva a pesar de los accidentes del encuentro de ida en Avellaneda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *