Federico Sturzenegger es socio e hincha reconocido de Gimnasia, pero la pasión no le permitió disfrutar del clásico platense. Fue insultado.

Federico Sturzenegger fue al estadio Juan Carmelo Zerillo a ver el clásico platense entre Gimnasia y Estudiantes, por la fecha 7 de la Copa de la Liga Profesional, y no la pasó nada bien en el Bosque. Pese a que fue al sector de plateas, alejado de la hincha, fue duramente insultado y repudiado por los Triperos.

El autor del DNU, arquitecto en las sombras, tiene una gran relación con el presidente Javier Milei y hoy es uno de los hombres claves en el gobierno que ha generado una gran recesión en el país y responsables de una crisis económica muy grave que ha aumentado en millones de personas la estremecedora cifra de pobres en la Argentina.

El reconocido hincha de Gimnasia no pudo vivir en paz el clásico platense, ya que debió ser escoltado y custodiado en la platea, producto de los insultos que recibió y las agresiones de varios de los plateístas que lo sindicaron como uno de los grandes responsables de la crisis económica que vive el país.

Sturzenegger, hay que recordar, no tiene un cargo en el gobierno de Javier Milei pero si se desempeña como asesor. De hecho es el «padre» de la fallida Ley Ómnibus que le costó al oficialismo su primera derrota en el Congreso.

El economista tiene el perfil de colaborador permanente de los gobiernos de sesgo liberal que llegaron al poder en la Argentina en las últimas tres décadas.