Miguel Mateos ha dejado su huella en la historia musical de Latinoamérica con más de 40 años de trayectoria y un impacto que trascendió las fronteras. El músico nacido en Villa Pueyrredón llegó a convertirse en El Jefe del rock en español.

Mateos nació el 26 de enero de 1956, hijo de Raúl Mateos y Lidia Sorrentino. Ambos relacionados con la música, según contó Miguel, su madre tenía una peña musical y su padre escuchaba música clásica. Tiene un hermano 6 años menor, Alejandro, baterista con quién formaría la banda ZAS.

Desde niño, estudió piano con su madre, quien era docente de música para luego a la edad de doce años formar su primer grupo de rock que tendría como nombre “Cristal». En 1969, Miguel y Cristal logran llegar a la final del concurso organizado por la revista PinUp; en dicho concurso participó el grupo Sui Generis con la canción «Monoblock».

En 1973, Miguel Mateos ingresa en el Conservatorio Municipal Manuel de Falla y se especializa en guitarra, piano, canto y cocomposición. Ese mismo año se casa con Graciela Beccari. En 1976 deja el Conservatorio y en 1979 crea el grupo ZAS, con él a la cabeza en guitarra, sintetizador y voz. También participan su hermano Alejandro Mateos en batería, Jorge Infusino en bajo y Omar Moretti en guitarra.

En 1980 Zas cambia de integrantes y se suman a los hermanos Mateos, Ricardo Pegnotti en guitarra y Fernando Lupano en bajo. Entre febrero y marzo de 1981 tocan tres noches en el estadio de Vélez Sarsfield como grupo soporte de Queen frente a 150.000 personas. Ese mismo año graban en Estudios ION la canción «Sólo tu amor es dinamita», que forma parte del álbum La isla de la música, álbum de varios intérpretes en el que también aparecen el Negro Rada, Miguel Cantilo y León Gieco entre otros.

Con esta misma formación en 1982 grabarían su primer álbum llamado ZAS en los Estudios Music Hallm, donde surge el primer éxito de la banda, «Va por vos, para vos», que se transformaría en uno de los clásicos del rock argentino.

Luego vendrían Huevos (1983)​ y Tengo que parar (1984), en los que se destacan dos de los grandes éxitos del grupo, «En la cocina huevos» y «Tirá para arriba», respectivamente.

Vale repetirlo una vez más: hasta la irrupción de El amor después del amor de Fito Páez en 1992, el disco más vendido en la historia del rock argentino era Rockas vivas (1985) de Miguel Mateos y Zas. Grabado en vivo durante cinco noches en el Teatro Coliseo de la Capital Federal durante abril de 1985, el álbum daba cuenta de la presentación de Tengo que parar, tercer registro del combo, con tres temas inéditos en estudio y en directo: “Perdiendo el control”, » Sólo una noche más» y “Mundo feliz”, respectivamente.

Rockas Vivas tuvo una particularidad, cuanto menos, extraña: fue un disco en vivo presentado en vivo en una serie de recitales en el Luna Park, con dos momentos apoteóticos: uno con Mateos colgado en un arnés recorriendo la platea del Palacio de los Deportes porteño, y el otro con “Tira para arriba”, donde los asistentes revoleando sus prendas hacia el cielo, en una imagen que sin exagerar merece el calificativo de épico.

En 1986 editan el maxisencillo «Mensajes». Desde 1986 y luego de varios cambios de integrantes, la agrupación funcionaría como apoyo de Mateos para sus últimos discos, el doble Solos en América (1986) que cuenta con temas como «Cuando seas grande», «Mi sombra en la pared» y «Es tan fácilromper un corazón», y Atado a un sentimiento (1987).

El tiempo pasó, lo mismo que Zas, y la figura de Mateos se estableció más en América Latina que en la Argentina, donde es reconocido como El Jefe de Rock en Español, en un paralelo indudable con la figura de Bruce Springsteen. Y de a poco su figura, si bien nunca perdió actualidad y con un grupo de fans irreductible, volvió a tener una importancia relevante.

Después de alcanzar el éxito en Latinoamérica con ZAS, Miguel Mateos comienza su etapa solista al sentirse frustrado por la escasa atención que le ofrecían los sellos discográficos a su banda. Para su primer disco se recluye a trabajar junto al afamado productor Michael Sembello. Obsesión se publicó el mismo año 1990 y ofreció un sonido fresco y bailable, llegando el tema homónimo a ser un gran éxito fuera de Argentina.

Al terminar el Obsesión Tour ’91, Miguel se encierra en estudios para grabar el sucesor inmediato: Kryptonita. Este segundo disco deja de lado nuevamente las máquinas y vuelve a las guitarras y las secciones de cuerdas, desarrollando un disco de sonido limpio y acústico. Kryptonita tuvo una buena repercusión en Argentina, aunque fue más destacado en el resto de América.

Los conciertos brindados durante las giras de Obsesión y Kryptonita fueron grabados y los mejores temas se compilaron en el álbum Cóctel, publicado en 1993. En este disco se pueden escuchar versiones tomadas del Greek Theater en Estados Unidos, del Festival de Acapulco en México y del Teatro Gran Rex en Argentina. Por otro lado, se incluyeron cuatro canciones inéditas, entre ellas «Beso francés».

Pisanlov (Peace and love), fue bien recibido por la audiencia.​ Sin embargo, su publicación presentó muchos inconvenientes, ya que se había desatado una gran crisis económica, sumada a la falta de interés de las compañías disqueras argentinas. Fue así que el músico recién pudo editar su disco en 1995.

En 1998, lanza el disco Bar Imperio, el primero de los cuatro álbumes pactados para Universal Music, y en el cual se alejó de la dirección tomada en Pisanlov y retomó un poco el sonido comercial de Obsesión y Kriptonita, pero con una puesta al día. El espectro musical abarcado es muy amplio, juntando canciones estilo pop como «Besa al tonto» y «Dame más» con el rock chabón de «Encuentra un lugar» y la idea más trip hop y New Age de «Panorama», el tema más largo de la carrera del músico con casi siete minutos de duración.

En 2002 Mateos lanzó su segundo álbum en vivo como solista, Salir vivo.

Uno fue el primer disco original del músico en siete años. Se puede decir que está emparentado con Pisanlov en cuanto a optar por un sonido más agresivo y roquero, al estilo de algunos temas de Salir vivo.

Tres años después Mateos publica su sexto disco solista, Fidelidad, que se compone de 13 temas, entre las que se incluyen canciones destacadas como el sencillo «El nene más malo del mundo», «El jardín del amor» y «Dudas».

En diciembre de 2010, tras su exitosa gira de celebración de los 25 años de su álbum Rockas vivas, Miguel Mateos graba su tercer álbum en vivo como solista, Primera fila, en plan acústico, contiene varios de sus clásicos, así como tres temas inéditos y presenta además como invitados a la cantante española Malú en el tema “Solos en América», y al grupo mexicano Reik,en “Obsesión».

En este material, grabado en la Casa de la Música de Buenos Aires, por primera vez Mateos alterna con su hijo Juan Oliver en las guitarras, en el tema “Rock Libre». Además se incluye un documental donde el propio Miguel, la banda, su hijo y los involucrados en el proyecto, hablan de los inicios de su carrera, su éxito a nivel nacional e internacional y la realización del disco.

En 2013 Miguel Mateos lanza un nuevo disco original, que resultó de una selección de canciones de un proyecto más abarcador, donde Mateos pensaba ofrecer una actualización de sus tres líneas de formación, el rock, el pop y el folk, al cual pretendía titular La maravillosa historia del rock y el pop y presentar en una trilogía de discos.

Debido a la crisis de ventas discográficas, Sony Music Argentina le impuso resumir en un disco esas tres vertientes. De allí resultó La alegría ha vuelto a la ciudad: como introducción a esa trilogía y como exposición de la situación contemporánea por la que atravesaba en términos artísticos y personales. Desde el disco, que cuenta con trece canciones, se proyectó el concepto de búsqueda por recuperar la alegría de la década de 1980 como una forma de combatir los desencuentros y la soledad. Para darlo a conocer se escogieron «Un ying para un yang» y «Sellado con un beso» como sencillos promocionales.

En noviembre de 2015 se lanzó «La ley del pulgar» a través de VEVO en YouTube, siendo corte promocional del disco de estudio Electropop (2016).

En octubre de 2018 se lanzó «Nacional», el primer corte de difusión de Undotrecua, el nuevo álbum de Miguel. Durante lo restante de 2018 y 2019 se publicaron las demás canciones del álbum en formato de EP, y en agosto de 2019 se lanzó el disco, siendo el primer álbum digital de la carrera de Mateos a través de las plataformas digitales.  Mateos confesó en esos días que había decidido que Undotrecua sería su último álbum como tal, ya que opinaba que los dos discos que faltaban por realizarse podían resumirse en uno solo. Finalmente y a pedido de los fanes Undotrecua se lanzó en formato CD.

En 2023, más precisamente en su cumpleaños sesenta y nueve anunció su vuelta al álbum quedando sin nulidad la idea de la bilogía conformada por Electropop y Undotrecua ya que lanzará Mateos Sinfónico, grabado en vivo en su concierto el 22 de febrero de 2022 en el Teatro Colón, juntamente a su banda y a una orquesta con más de 30 músicos en escena, para repasar sus canciones más emblemáticas.

El evento fue muy especial para Mateos, ya que pudo cumplir su anhelado sueño de la infancia de tocar en el Teatro Colón. Ese mismo año dio conciertos y giras por todo el territorio argentino para promocionar el lanzamiento.

Las canciones que componen el album son: En La Cocina, Huevos, Perdiendo el Control, Beso Francés, Si Tuviéramos Alas, Llámame Si Me Necesitas, Un Mundo Feliz, Cuando Seas Grande, Ambrosía, Un Gato en la Ciudad, Atado a un Sentimiento, Primer Vuelo al Infinito, Obsesión y Tirá para Arriba todas en versión sinfónica.

El libro «El Jefe: Miguel Mateos, la biografía» cuenta su historia, desde su nacimiento en el barrio porteño de Villa Pueyrredón hasta, justamente, este show en el Colón. Gustavo Bove, autor de Cerati: Conversaciones íntimas, comenzó a trabajar en la biografía de Mateos en 1995, y con la pandemia aceleró su proceso de escritura. El propio Miguel y su familia accedieron a facilitarle acceso a sus archivos personales, lo que dota al volumen de una documentación de primera fuente, con fotos nunca vistas hasta el momento.

El trabajo de Bove se complementa con entrevistas inéditas hasta el momento tanto al implicado como también a distintos músicos que lo secundaron a lo largo de cuarenta años de trayectoria ininterrumpida. Y recuerda datos olvidados, como la producción de Mandando todo a Singapur, disco de María Rosa Yorio grabado en 1982, que incluía una versión de “Por un minuto de amor” de Alejandro Lerner. Detalles que agigantan, desde otro lugar, la historia Miguel Mateos. Ese muchacho que junto a su banda supo ser telonero de Queen en 1981 y que hoy, con varios años más encima, ocupa un lugar único en la historia del rock argentino.

El 2024 encuentra a Miguel Mateos llevando el show sinfónico por toda América Latina, grabando la ópera «Los 3 reinos» y recorriendo Europa, celebrando más de 40 años de rock and roll.